¿Qué es email marketing?

email marketing

No se debe confundir nunca el SPAM con el emailing. Por eso vamos a contarte qué es email marketing y qué no es. Con esta breve guía podrás decidir la mejor forma de hacer campañas.

¿Qué es e-mail marketing?

Se trata de el envío de correos electrónicos a múltiples receptores para conseguir algún tipo de beneficio y la cumplimentación por su parte de determinadas tareas.

Estas acciones que se le piden al público pueden ir desde la conversión directa en forma de compra, solicitar la redacción de una review o simplemente visitar la página para generar tráfico. Pueden existir tantas tareas como objetivos defina una empresa.

En todo caso, los envíos se realizarán hacia receptores que se han inscrito de manera proactiva en una lista de correo. Estos son los llamados suscriptores que en todo momento tienen que disponer de mecanismos para darse de baja de dichas listas de manera sencilla.

Una buena campaña de email marketing debe necesariamente de aportar al receptor un beneficio o una información relevante. Además tiene que ser accesible con lo que hay que valorar que los correos deberán verse en todos los dispositivos posibles lo que, evidentemente, incluye los móviles.

Por último hay que decir que una campaña no es simplemente enviar un correo electrónico. Tiene que haber una intención estratégica detrás de todo ello y, precisamente por esto, es habitual que la acción esté compuesta por varios emails con diferentes micro objetivos que ayudan a lograr el objetivo final.

¿Qué no es email marketing?

Muy sencillo: lo que nunca será el email marketing es SPAM. Entendemos por SPAM todos aquellos mensajes que recibimos sin reportarnos beneficio de ningún tipo y que nos hacen sentir incómodos o molestos desde nuestro rol de consumidores.

Algunas veces el SPAM es fruto de la cesión o venta de nuestros datos de manera fraudulenta y sin nuestro expreso consentimiento. Esto nos genera una cierta sensación de vulnerabilidad. En otras ocasiones, aunque el remitente es de confianza, deja de ser relevante o, lo que resulta mas habitual, se extralimita en la periodicidad de los envíos.

¿Cómo hago una buena campaña de emailing? 

La clave es utilizar una base de datos propia, construida a partir de nuestros propios contactos y medios.

Si establecemos un vínculo de confianza con el usuario todo resultará mucho más sencillo. Será más receptivo a nuestras comunicaciones, la tasa de apertura de nuestros correos será más elevada y las posibilidades de conversión lo harán en la misma proporción.

Debemos cuidar al máximo detalles como el diseño, el asunto del correo o el remitente. Todo debe proyectar una idea de confianza y calidad, porque muchas veces se asocia una imagen deficiente con una mala calidad de la oferta o del producto.

Por último debemos planificar muy bien nuestros envíos, no solo a nivel de contenidos, también realizándolos con una periodicidad ajustada, en la mejor hora y día de la semana. Hay que encontrar el punto de equilibrio entre saturar y no llegar a impactar lo suficiente a nuestro público.