How to optimize a marketing campaign

En primer lugar, recuerde los cinco elementos esenciales de una estrategia de marketing por correo electrónico: disponer de una base de datos, contar con el consentimiento de los destinatarios (marketing de permiso), un mensaje atractivo para los destinatarios, una web o página de aterrizaje donde ejecutar la campaña y métricas para analizar los resultados. Si nos falta alguno de estos elementos, es mejor no continuar. Además, y como es obvio en cualquier estrategia de marketing, es necesario saber qué queremos lograr (objetivos) y qué vamos a hacer para lograrlo (estrategia).

Consejos para ser más eficiente con su marketing

  • La entrega: Si después del envío tenemos una alta tasa de rebote. En otras palabras, el servidor no ha entregado el correo a un porcentaje de las cuentas a las que lo hemos enviado, ya sea porque la dirección de correo electrónico no está escrita correctamente o porque no existe. En este caso, el responsable es el que gestiona la base de datos, que debe intentar mantenerla actualizada, comprobando si hay correos electrónicos mal escritos o borrando de la lista a los usuarios que se han dado de baja o en envíos anteriores que ya han dado lugar a errores de entrega.
  • La apertura: ¿Por qué tengo una baja tasa de apertura? Muy simple, porque no se han dado cuenta del problema del maling. El tema debe despertar interés para que los destinatarios hagan clic. Reemplazaría el titular de una noticia. Tenga en cuenta que los primeros 30 caracteres son esenciales. Debe ser personal, impactante e identificar claramente el contenido del correo electrónico. Tenga cuidado con ciertas palabras. Si usas “Gratis”, “Oferta”, “100%”, “Clic”… podría ser detectado como spam y en este punto el remitente también se verá afectado. Hay empresas que optan por poner una persona física como remitente, por ejemplo “Natalia López” en lugar del nombre de la empresa. Por lo tanto, si nuestra tasa de apertura es baja, el responsable será quien escribió el “asunto” y/o decidió quién figuraba como remitente.
  • Haga clic en la llamada a la acción: Cuando enviamos un e-mail el objetivo, en la mayoría de los casos, es generar tráfico a una página de aterrizaje. Por lo tanto, todos los elementos de la misma deben estar diseñados para animar a los usuarios a hacer clic en la llamada a la acción o en el botón que redirige a la página de aterrizaje. La oferta en sí misma. ¿Es lo suficientemente atractiva? El mensaje. ¿Es lo suficientemente persuasiva como para hacer clic?
  • No hemos logrado nuestros objetivos: Todo lo anterior ha funcionado, pero la tasa de conversión es muy baja. Hemos conseguido que un alto porcentaje de los que están en nuestra lista de correo visiten nuestra página de aterrizaje, pero apenas se han logrado conversiones. En este caso, debemos comprobar si la usabilidad de la página de aterrizaje es apropiada y analizar cómo hemos fallado.